Van der Vleuten: El gen ganador


Photo© Digishots


Maikel Van der Vleuten se proclamaba, en la jornada del viernes, ganador indiscutible del CSIO5* Longines Gran Premio de Twente que se celebraba en la ciudad holandesa de Geesteren. Un magnífico desempate con su yegua Dana Blue de 11 años, permitió al binomio situarse a la cabeza de los 8 conjuntos que salieron a pelear el título. Dos segundos de diferencia que no dejaban duda, el jinete local y su yegua eran los protagonistas del día.

Podría ser una victoria más que se suma al gran palmarés del jinete holandés, pero había algo más. 10 años atrás, su padre Eric Van der Vleuten alzaba el mismo título y en el mismo lugar.

Era 2009 cuando Eric y su caballo Tomboy, lograban imponerse a los 70 binomios que tomaban, por entonces, parte del Gran Premio Twente.
Tras recoger su premio, Eric comentaba “En los últimos años estuve muy cerca de ganar, pero esta vez lo conseguí”. Fue un podio especial, con tres jinetes holandeses celebrando en su propia tierra.
Una década después, el himno holandés ha vuelto a sonar y gracias al buen hacer, una vez más, de un Van der Vleuten.


                                                                   Photo© Jan Lansink / CSI Twente

Eric y Maikel son padre e hijo, pero también son maestro y alumno, y confidentes  El cóctel perfecto para ser un tándem ganador.
Desde que Maikel empezará a montar en pony, Eric siempre ha estado allí para hacer de su hijo el gran jinete que es hoy. Y juntos se complementan a la perfección, como han demostrado en Cannes, situando a su equipo, Madrid in Motion, primero en la Global Champions League, o en Madrid, donde también, padre e hijo, subieron al podio a recoger el premio por su tercer puesto en la Liga como representantes de su equipo, patrocinado por Massimo Dutti y Marqués de Riscal. Equipo que actualmente se alza tercero en la clasificación global de la Liga. Maikel, además, ocupa actualmente la vigésimo primera posición del Longines Ranking FEI y, en el Longines Global Champions Tour Ranking, la 6º posición.

El trabajo duro tiene su recompensa, pero el gen ganador se lleva en la sangre y, en esta familia no hay duda de que, de genes, van sobrados.




Comentarios

Entradas populares de este blog